Orígenes y ontexto de las Artes Marciales Internas

Lo que usualmente se conoce como artes marciales internas es un grupo de estilos chinos que enfatiza la relajación y el poder interno obtenidos a través de la meditación.
Los grandes maestros de este estilo son representados por las leyendas chinas como legeros como una pluma, capazes de mostrar gran fuerza sin esfuerzo y de ser sabios misteriosos y evasivos que poseen los poderes de curanderos.

Hoy en día hay un creciente interés en este tipo de prácticas y muchos artistas marciales de diferentes estilos están explorando los principios de la relajación y la naturalidad y la integran en su sistema.
En consecuencia, hay mucho interés en los orígenes de las artes marciales internas y en la búsqueda de los estilos antiguos genuinos, pero la mayoría de los estilos internos que conocemos hoy (con la exclusión de Tai Chi quan) son relativamente modernos y se fundaron en el últimos dos siglos.

Es muy interesante notar que en algunos estilos antiguos raros como el Pure Yang Ocho Pasos (siglo VIII, Maestro Fundador Lu Dong Bin) contiene elementos de muchos de esos estilos internos mucho antes que el momento en que se supone que se inventaron y al mismo tiempo elementos de la astrología, la numerología y la magia ritual daoista.
Esto demuestra que las artes marciales internas como Tai Chi, Ba Gua, Xing Yi, Tong Bei, Ba Ji y muchos más comparten una raíz común y antigua y que está profundamente conectada con la sabiduría misteriosa de los antiguos.

Podemos sólo especular sobre cuán lejos en el pasado esta cultura va.

El poder de las artes marciales internas se logra lentamente de acuerdo con las leyes de la naturalidad, no daña el cuerpo y no saca su poder de la ira.
En cambio, esas prácticas tienen como objetivo crear un estado más amplio de equilibrio y salud en el cuerpo y para crecer la fuerza interior junto con la comprensión y la tranquilidad.

En el daoísmo la práctica de las artes marciales se considera un nivel inferior de práctica que, si se usa correctamente, puede aumentar la fuerza interior, estrechar la conexión con el cuerpo físico, abrir el flujo de los meridianos, enseñar cómo conectarse y controlar las energías del cuerpo y de la naturaleza, refinan el carácter y conducen a una mayor comprensión del yo.

Por esta razón se dice que el Kung fu puede ser un fundamento para prácticas más profundas y que el Kung fu más alto está sentado en la meditación de quietud.
Esto es lo que es daoism se llama “zong wu ru dao”.
Desde el camino marcial entra en el camino del Dao.