Clases de Tai Chi

Clases

En las clases del Tai Chi el foco está en consolidar las fundaciones y en crecer una comprensión de cómo utilizar la fuerza y ​​la energía del cuerpo de una manera más natural e inteligente. El estudiante recibirá conocimientos sobre los principios médicos, marciales, energéticos y filosóficos del Tai Chi.

También ofrezco clases privadas donde enseño prácticas específicas que se adaptan al individuo, para promover su salud o para trabajar en una dirección particular.

Contenido

Pilares de meditación en pie (zhang zhuang), pilar tai chi (chen fu zhuang) , posturas basicas de tai chi estáticas y en movimiento, ejercicios de relajación y estiramiento, ejercicios de empuje de manos (tui shou), forma de tai chi wudang Tian Ma 33.

Los contenidos se ensenaran gradualmente y según el nivel de los estudiantes.

Método de enseñamiento

Los diversos fines que pueden utilizarse para esta práctica son:
Promover la salud, aprender a utilizar conscientemente la energía para la curación, mejorar la fuerza para fines marciales y perseguir el crecimiento espiritual.
Esos objetivos, aunque estén conectados, tienen métodos diferentes.

Para determinar la dirección de las clases tomo en consideración los propósitos y las condiciones de los diversos estudiantes.
Además, independientemente de qué dirección se tome, el propósito del crecimiento espiritual es el de primaria importancia.
Para obtener mayor salud, fuerza o la capacidad de conectarse con las energías del universo uno tiene que someterse no sólo a una cierta práctica sino también a un proceso de elevación de sus propios pensamientos.

“Al cambiar un pensamiento se puede salvar una vida”.

En mi experiencia he observado que un método tradicional de la práctica, que se centra en ejercicios simples y avanza paso a paso mediante la construcción de una base sólida es la que trae resultados más concretos y estables.
El cuerpo necesita repetición para aprender y cambiar patrones, la mente necesita tiempo para lograr paciencia y comprensión.

Considero primordial proveer a los estudiantes con lo que necesitan para poder tener una práctica diaria que les convenga aconsejándoles algún ejercicio específico para curar ciertas enfermedades, enfrentar cierto problema o trabajar en una determinada dirección.
Diez minutos cada día dedicados a practicar ciertos movimientos qi gong son suficientes para lograr beneficios sólidos. Independientemente de su propósito, la constancia es el medio más fuerte para conseguir un cambiamiento.

Por esta razón la clase es un momento importante de intercambio, donde no solo se aprenden los movimientos y las teorías, sino que también se comparten las experiencias y preguntas con los demás y se obtienen más direcciones para el camino.